Relación entre el desarrollo de las TIC, y la educación.

            Siguiendo a José Joaquín Brunner (2.000 P.26), podemos afirmar que la educación experimenta hoy en día un cambio lento pero radical en relación a la manera como se comprende el conocimiento y el hecho de la comunicación. Este cambio está favorecido por el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. En tal sentido, el autor afirma:

“…la educación se encuentra ante la eventualidad de hacer un giro radical, de naturaleza similar a aquellos otros, que dieron origen, sucesivamente, a la escuela, luego a la educación pública, y más adelante a la enseñanza masiva; las tres revoluciones que han alterado de forma sustantiva, la forma de concebir y producir la educación.”

Cabe destacar que Brunner no hace referencia a otros factores que en conjunción con el desarrollo de las mencionadas tecnologías, confluyen para dar lugar a una nueva manera de concebir la educación. La mayoría de esos factores está relacionada con el ambiente intelectual que comienza a gestarse con el movimiento posestructuralista o postmoderno, que aboga por la caída de las  explicaciones totalizadoras de la realidad. En todo caso, dicho ambiente intelectual también es alimentado o potenciado por el avance de las TIC.

Siguiendo la línea argumentativa de Brunner (2000), expondré el sentido de las tres revoluciones que menciono en la cita anterior, a fin de comprender la relevancia del cambio que estamos viviendo en materia de educación, gracias a las TIC, y la pertinencia de la introducción de éstas en las aulas de clase.

1ª Revolución de la educación, la creación de las escuelas.

Se da en la Edad Media. En esta época la educación era privada y dirigida por la Iglesia para formar cristianos. Era una educación elitista, centrada en el aprendizaje del latín, y algunos clásicos como Aristóteles. Se privilegiaba la lectura de catecismos (que eran interpretaciones de la Biblia), por encima de la lectura directa de la Biblia. No había organización curricular ni estructura didáctica, como se conocen hoy en día. Los espacios en que ocurría la educación, podían ser desde una abadía, hasta en el hogar de los nobles a través de un tutor. Obsérvese que la clase tradicional, en la que el maestro transmite la verdad, el conocimiento, regido por la lógica de la lengua escrita, tiene la misma estructura de la misa. Todos deben permanecer en silencio, sentados, esperando la palabra de quien tiene el privilegio de tener contacto con la verdad, que se expresa en forma escrita. Estas escuelas pretendían mantener el orden social y político en el que la Iglesia Católica jugaba un rol preponderante, sobre todo en el ámbito cultural y de formación de valores que servían de continente a la sociedad de entonces.

Según esta primera revolución, antes de las escuelas de la Iglesia, la educación no era un hecho institucionalizado. A partir de ese momento, se puede hablar de la institucionalización de la educación.

2ª Revolución de la educación, el surgimiento de la educación pública.

La segunda revolución educativa es un proceso que ocurre entre el Renacimiento y  la Industrialización, con el nacimiento de los Estados Nacionales. La educación entonces tenía que responder a los intereses de Estados en proceso de secularización, por lo que comienza a estandarizarse y a ser regulada por organismos centrales, propios de la nueva forma de concentrar el poder político. Esto significa que la Iglesia se separa del Estado, el poder político responde ahora a un orden secular. Antes de este cambio político tan importante, la educación respondía a los intereses de la Iglesia y la monarquía, el cambio de la economía feudal a la industrial con el ascenso de la burguesía, demandaba una formación centrada en el aprendizaje de oficios.

La producción y el trabajo eran valores que orientaban el desarrollo de las ideas educativas de entonces. En este contexto, no era tan importante conocer los clásicos o leer en latín, como saber un oficio productivo. Por otro lado, la emergencia del conocimiento científico, revocaba las bases teológico–filosóficas por las científico–tecnológicas, lo que lleva a un proceso de secularización. Esto supone el cambio de los valores de la sociedad feudal y monárquica a los de la modernidad, es decir, valores que remitían al desarrollo del individuo libre y racional que no requería representación ante los ojos de Dios. Aparece el individuo como principal actor y beneficiario de esta revolución.

3ª Revolución, la masificación de la educación.

Pasar de una educación elitista, a una educación popular, fue el otro gran cambio en la historia de la educación. En este período jugó un papel importante el proceso de escrituración de la cultura con la invención de la imprenta y la Reforma protestante, lo que además ayudó al desarrollo científico.

Igualmente importante es la conjunción entre desarrollo industrial y científico propio de la época. El conocimiento al servicio de la economía; la productividad se constituye en un valor fundamental que ahora la educación deberá resguardar. La educación sirve al proceso de industrialización. Transmite los valores de dicha cultura, es su expresión e instrumento de consolidación. Ser productivo, es ser disciplinado, repetitivo, autómata. Poseer un conocimiento técnico que permita ingresar al mercado laboral, es la prioridad de la educación occidental que, a partir de este evento, comienza a ser más pragmática y a estar menos centrada en el aprendizaje de lenguas muertas y la lectura y repetición de los clásicos, para centrarse en saberes que le permitan integrarse al modo de producción capitalista imperante; proceso que comienza con la revolución anterior y que en este período se consolida.

4ª Revolución de la educación, fundamentada en el desarrollo de las TIC:

Según Brunner (2000), la cuarta revolución es la que comienza a vivirse actualmente impulsada por el desarrollo de las TIC. Por supuesto, al describir dicha revolución, habla de algo que está ocurriendo, de manera lenta y progresiva, no describe una situación dada.

Esta revolución se caracteriza por:

1-     El conocimiento comienza a dejar de ser lento, escaso y estable.

2-     El establecimiento escolar sede el paso a otros medios por los que se tiene contacto con la información, se puede decir que deja de ser el canal único mediante el cual las nuevas generaciones entran en contacto con el conocimiento y la información.

3-     La palabra del profesor y el texto escrito, dejan de ser el único soporte de la comunicación educacional.

4-     La escuela ya no puede actuar como si las competencias que forma, los aprendizajes a que da lugar y el tipo de inteligencia que supone, pudieran limitarse a las expectativas de la sociedad industrial.

5-     Las tecnologías tradicionales del proceso educativo, están dejando de ser las únicas disponibles para enseñar y aprender.

6-     Se observa una tendencia de la educación a dejar de identificarse sólo con el ámbito del Estado–nación e ingresar en la esfera de la globalización. A este punto del comentario del autor habría que añadir que deja de realizarse en los espacios convencionales, para ocurrir en el espacio virtual. Lo presencial comienza a tener un sentido distinto, pues la distancia no es impedimento para la interacción y el intercambio.

7-     En este contexto, es posible que la escuela deje de ser una agencia formativa que opere en un medio estable de organización; pues los medios de comunicación y aprendizaje coexisten en un espacio multidimensional, creando la sensación de que nada es fijo y todo depende del punto de vista del observador.

La introducción de las TIC promueve la transición de una visión de la enseñanza como broadcasting, a la concepción del aprendizaje como interacción entre personas, mediada por máquinas inteligentes e interconectadas a través de las redes.

La creación de la línea de Mediación comunicativa del TEBAS, siguiendo este curso de argumentación a favor de las TIC en los ámbitos educativos, pretende no sólo introducir las tecnologías como se ha hecho tradicionalmente cuando se crean los laboratorios de informática en las escuelas, sino inducir el cambio cultural que supone dicha inserción. Alterar los modelos comunicacionales que imperan en nuestras aulas. Pasar del aprendizaje individual, a la construcción social del conocimiento.

En este sentido, la emergencia de nuevas formas de interacción social, fundamentada en una lógica de la hipertextualidad,  la discursividad fragmentada y espacios virtuales que potencian la capacidad del encuentro con el otro, son elementos que posibilitan los fines que perseguimos.

Esos lugares virtuales fomentan un tipo de relación social particular, el encuentro con el otro ocupa un sitio entre los individuos.

 

         Perspectiva teórica

        Objetivos de la investigación

        Perspectiva metodológica

        Bibliografía